Qué enseñar a los niños sobre administración personal

Hablar con sus niños sobre el dinero es difícil. Hemos conocido a padres que preferirían explicar a su hijo de cuatro años por qué la mamá de Bambi no va a regresar jamás, antes que comentar con ellos cuánto dinero ganan y las limitaciones que eso significa.  Y pensamos que es una vergüenza que usted no lo haga: los padres no tienen la obligación de regalar a sus hijos una casa cuando se casen, ni una educación en un colegio privado; usted les debe educación y eso incluye los principios básicos de una buena administración personal que tampoco está mal que algún papa las recuerde…..

Y para comenzar con su curriculum, aquí van algunas lecciones sobre la administración personal que cada niño debe aprender antes de que ellos lo hagan por si solos. También será una buena manera para que los adultos puedan repasarla de vez en cuando.  Obviamente son consejos para gente que necesita trabajar para ganar dinero (o sea que no son ricos) pero que también tienen la posibilidad de tener trabajo. Para los demás la situación es más complicada y las soluciones están por otro lado…  Veamos entonces cuales són:

  1. Las deudas joden. Tal vez usted no quiera usar un lenguaje tan vulgar con sus hijos. Eso esta muy bien. Pero lo fuera de común, si lo es, dará el impacto máximo a sus palabras. Si quiere, dígalo de esta forma “Cuando te endeudas, cariño, le das control sobre tu vida a alguien ajeno a ti. Y eso es una cosa mala”. Las compañías de tarjeta de crédito están en el negocio para ganar dinero, no para ayudar a las personas. Y aunque pueda parecer que realmente les gustas –después de todo, te envían sus extraordinarias ofertas y te dan ganancias extra como las millas o metros para que después los canjeen por cosas lindas–su verdadera misión es mantenerte endeudado hasta que te mueras. Está escrito, las tarjetas de crédito pueden ser una solución maravillosa… si usted no les permite que lo engañen y termine gastando más de lo que Ud. tiene.
  2. Primero sus necesidades. No, eso no significa que corra a comprar un PlayStation con su primer sueldo. Significa guardar el dinero para las emergencias y sus metas personales. Sus ahorros podrán evitar que deba endeudarse cuando usted golpée contra esos baches inevitables en el camino de la vida. La deuda lo esclaviza, pero una caja de ahorros lo mantendrá libre
  3. Las pequeñas cosas hacen la diferencia. Usted podría dejar $200 en MacDonalds por una cajita feliz sólo para tener un juguetito. O no. Se sorprendería a lo que puede llegar un ahorro de $200 por día. Ud. decide: ¿una pausa ahora o muchas satisfacciones en el futuro? 
  4. Busque inversiones de largo plazo. Las cuentas del ahorro son buenas para las emergencias y las metas de corto plazo, pero para alcanzar metas a largo plazo, usted necesita otras opciones. Hoy hay opciones financieras que no había hace algunos años: corredores actualizados con bolsas extranjeras, hasta Internet. Con una inversión en un índice y con tiempo, por ejemplo, es posible hacer valer el dinero. La parte mejor es que podrá referirse a sí mismo como “un inversionista” en las fiestas de cumpleaños de sus amigos. 
  5. Apenas empiece a ganar dinero incluya el futuro dentro de sus necesidades básicas. Lamento decirle que las jubilaciones dignas pasaron a ser cosa del pasado. En el futuro usted no estará cubierto por ninguno de los sistemas actuales de previsión social y si llegaran a estarlo, no alcanzarán para sus necesidades más básicas. 
  6. (Llegó el momento de tomar una respiración profunda) Permítanme mostrarle el presupuesto familiar. Aquí esta cuánto dinero ganamos. ¿Parece una fortuna, no? OK, aquí es adonde va. ¿Ven cuánto se va por impuestos? Ahora nosotros substraemos esto para los ahorros, y esto para el alquiler o la hipoteca, y esto para el automóvil, y esto para el colegio, y esto para la comida, y esto para… ¡Eh, despiértese! 
  7. Presupuesto no es una mala palabra. Usted también necesita un presupuesto. Registre su ingreso (el sueldo, algún ingreso extra) y sus gastos. Entonces usted puede deducir cuánto tiempo tomará ahorrar para aquéllas cosas que ud. quiere. El presupuesto no tiene que ser difícil. Puede ser tan simple como A, B, C,: 
    1. Primero requerimientos básicos (y sus contingencias)
    2. Pague sus cuentas
    3. Gaste el resto
  8. Compararse con el vecino es un juego tonto. Léa “El millonario de la puerta de al lado” (un interesante libro sobre como evitar caer en el consumismo fácil). Si el vecino logró comprarse un auto nuevo, probablemente es a crédito. No deje engañarse por el “brillo” de su vecino, compañero de trabajo, el papá de la compañera de estudio de su hija, etc.
  9. No confíe en nadie. Cuando se trata de su dinero, usted no puede abdicar de la responsabilidad. Muchos “consejeros” financieros tienen conflictos de intereses (su consejo busca aumentar al máximo sus comisiones, no su dinero). Otros son absolutamente incompetentes. Nadie se preocupa tanto de su dinero como usted (excepto sus padres que sólo quieren el mejor para usted claro!).
  10. El dinero no puede comprar la felicidad, ni el amor, pero puede ayudarle a evitar muchos tipos de miseria. Usted tendrá que encontrar su propia felicidad, pero es más fácil cuando la penalidad económica no está dominando su vida. Así que no intente comprar felicidad. En cambio busque cierta dosis de seguridad para usted y sus seres queridos.

Alicia L. (CausaComún)

Posted in: Artículos

Post a Comment