Llamadas en la noche

El hombre dormía cuando cerca de las cuatro de la mañana sonó el teléfono de su casa.  Sobresaltado, atendió y se temió lo peor: pocas personas suelen llamar a esa hora y el sonido del teléfono que despierta se vincula a algún tipo de accidente.  Medio dormido, escuchó la voz de una contestadora automática que le informaba que la compañía de la que es cliente había pasado la base de datos con su número a un banco y que era posible que desde allí lo llamaran para ofrecerle algún servicio.  Sin saber si la empresa tiene derecho o no a hacer eso y seguro de su falta de interés en lo que vaya a ofrecer el banco, se volvió a dormir; molesto con que lo hubieran despertado por eso, pero aliviado porque no se trataba de nada tan grave.

La madrugada, el teléfono y el banco | EL OBSERVADOR  | 24.06.2013

 

Posted in: Experiencias

Post a Comment